miércoles, 16 de septiembre de 2015

PACIENTEMENTE ESPERA EN JEHOVA.


Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Recordemos que Dios tiene un propósito para nuestras vidas. Correr la carrera significa reconocer que el propósito de Dios para nuestra vida es lo que importa, y el hacerlo nuestra prioridad número uno es descubrir y completar ese propósito. Si bien es cierto nuestros caminos no son los caminos de Dios; ni nuestros métodos, los métodos de Dios. Muchas veces la GLORIA de Dios se revela después de condiciones aparentemente de derrota y desesperanza, por eso debemos mirar con los ojos de la fe. Es importante que veamos a través de la paciencia que como hijos de Dios tenemos la capacidad de absorber problemas y tensiones sin quejarnos, y no vernos afectados por los obstáculos, los retrasos o los fracasos.
La paciencia es esencial para el equilibrio y la justicia. La paciencia es una de las virtudes que actualmente está en baja. pues generalmente nuestro ritmo de vida frenético de consumo inmediato, ha hecho que el valor de este concepto haya quedado atrás. .La Biblia nos enseña que debemos confiar en Dios y mantener la esperanza mientras esperamos. Dios es bueno Él nunca nos dejará ni nos abandonará. Dios está obrando en nuestra vida cada día, aunque no lo veamos o sintamos. La Biblia nos ofrece el consuelo y la esperanza cuando pasamos por tiempos difíciles, pero la mayoría de nosotros somos impacientes en cuanto a las cosas que no vemos que se solucionan. Muchas veces oramos por una situación, dificultad, o problema, pero si no recibimos la respuesta que esperamos de inmediato, entonces pensamos que Dios no nos responde o cuando las cosas no suceden instantáneamente pensamos que Él no nos escucha, y a consecuencia dejamos de orar, en otras palabras le permitimos al enemigo que debilite nuestra fe y que nos derrote. El problema está en que nuestra impaciencia en casi toda ocasión nos conduce a tomar determinaciones o formar opiniones que no edifican sino que suelen conducirnos a problemas y dificultades. Por eso debemos de permanecer en Cristo, firmes y seguir buscando su dirección. En el momento en que comencemos a sembrar semillas de paciencia en el terreno, solo vamos a necesitar tiempo para que empiecen a germinar. Decidamos hoy que no vamos a permitir que ese período de espera nos desanime y estemos firmes hasta que la Palabra de Dios se manifieste en nuestra vida y pongamos la paciencia en práctica y pongamos atención a las palabras que confesamos, entonces, recibiremos la cosecha de la paciencia.
Dios en su infinita misericordia nos ha entregado la promesa de una vida bendecida, nos ha entregado la promesa de una vida llena de paz y gozo, nos ha entregado la promesa de la vida eterna. Pero para poder ser recibidores de estas preciosas y grandísimas promesas, tenemos que aprender a ser pacientes.
La Biblia nos dice en Salmos 40:1
"Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor"
Hebreos 10:36
“Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”.

jueves, 23 de julio de 2015

¿CUALES SON TUS PENSAMIENTOS?


Por fe comprendemos que Dios hizo el universo con Su palabra, por eso sabemos que las palabras tiene poder porque vienen de nuestros pensamientos. Son capaces de crear o destruir, de sanar o enfermar, propiciar la paz o la guerra y darnos amigos o enemigos. Dios es poderoso y constantemente vemos muestras de ello. Como hijos de Dios estamos llamados a renovar nuestra forma de pensar, y no dejarnos guiar por el molde de este mundo, debemos convencernos de que no hay palabras para describir Su poder que es capaz de hacer mucho más de lo que entendemos y pensamos. Por eso es importante que pensemos que nuestro Dios le da la victoria a quienes confían en Sus promesas y en las capacidades que les ha dado para salir adelante. Nuestros pensamientos son importantes, nadie puede salir adelante con una “pobreza mental”. Cuando amamos a Dios con nuestra mente entendemos no solo tener una mente limpia, sino también PRODUCTIVA Por eso es importante no llenar nuestra cabeza de pensamientos de fracaso y pecado, sino que llenemos nuestra mente y corazón de fe, no de duda, ni de temor o cuestionamiento. Todos tenemos una medida de fe diferente y podemos incrementarla. Activemos nuestra fe y pensemos en las promesas de Dios para nosotros. Perseveremos cada día en Sus pensamientos y no desconfiemos nunca de Dios. El enemigo tratará de ponernos pensamientos para que nos alejemos de la comunión con Dios, para que dejemos la iglesia, para que dejemos de leer la palabra, para que vivamos en el mundo de la amargura y no podamos disfrutar la vida que Dios nos da. Aunque lo que anhelamos no venga en el momento que deseamos, no nos desesperemos ni permitamos que la desconfianza entre en nuestro corazón, porque esa duda nos robará la paz. Dios sólo puede guardar en completa paz a quienes siempre piensan bien de Él aunque la circunstancia sea adversa. El Señor no puede bendecir al de doble ánimo que un día piensa una cosa y otro día cambia de parecer. Entonces cuando el enemigo quiera llenar nuestra mente con malos pensamientos "el no puedo y la incredulidad", dice la Palabra de Dios que derribemos todo argumento de maldad y serán destruidos. Debemos de sujetar nuestros pensamientos al Señorío de Cristo porque “todo es posible al que cree” y somos mas que vencedores en Cristo Jesús y nunca olvidar que fuimos comprados a precio de la sangre preciosa de Cristo. Decidamos hoy a disciplinar nuestra mente para que piense bien, como hijos de Dios. La Biblia nos dice en Salmos 139: 17 dice sobre los pensamientos de Dios: "¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena; Despierto, y aún estoy contigo!". Filipenses 4:8 nos aconseja lo que debemos pensar: "Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad"

martes, 26 de mayo de 2015

NO PERDAMOS LA CONFIANZA EN DIOS

Cuando empezamos a caminar en los caminos del Señor la Biblia nos dice en Juan 14:6 "Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí". Entonces entendemos que como hijos de Dios tenemos una línea que nuestro Señor Jesucristo ha trazado para nosotros y en este caminar para llegar a la meta pasaremos muchas situaciones y si no estamos bien equipados con su Palabra y el Espíritu Santo de Dios, la pasaremos mal. El Espíritu Santo nos trae paz porque caminamos con las promesa de nuestro Padre Celestial y eso nos lleva con un sentido y rumbo definido. Cuando vivimos bajo una promesa es que vivimos el compromiso de Dios de cumplir su propósito en nosotros, es que no vamos a la deriva sino que vamos hacia un propósito maravilloso y siempre habrán problemas pero si vivimos bajo sus promesas seguiremos caminando hasta la meta final y no nos quedaremos estancados. El enemigo siempre nos aparecerá en el camino acusándonos por las cosas que a veces tenemos del viejo hombre o que Dios no cumplirá sus promesas y quiere hacer que nosotros nos rindamos y dejemos el camino de la promesa que Dios marcó, pero debemos de entender que nuestra vida está sellada con el Espíritu Santo de Dios y que todo lo que Dios haya prometido lo va a cumplir, por eso aprendamos a vivir bajo las promesas porque es vivir bajo el designio de Dios, pero también es saber que él está comprometiendo su poder. Dios quiere que nosotros reconozcamos que aunque estemos en desierto hay promesas que tendrán que cumplirse, pero es importante saber a quien vamos a escuchar , a quien vamos a poner atención. En este tránsito del desierto escucharemos muchas veces palabras negativas que no vienen de Dios, pero la Palabra de Dios quiere decirnos que nos aferremos a sus promesas porque Dios quiere cumplirlas en el Si y en el Amén. Estamos bajo promesas y eso es inquebrantable, se cumplirá, pero cuando se cumpla debemos de estar allí. El Señor quiere que sigamos adelante, que sigamos sirviendo y esforzándonos. NO PERDAMOS LA CONFIANZA EN DIOS, ALELUYA. La Palabra de Dios nos dice en Hebreos 10,35 " Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido"

martes, 12 de mayo de 2015

TU GRACIA ME SOSTIENE


Nuestro problema es que cuando estamos en medio de los problemas de la vida, nos olvidamos de la
Gracia de Dios que nos sostiene y deseamos más una respuesta de parte de Dios que nos evite sufrir o llorar. Pero la Gracia no significa que no sufriremos, sino significa que Jesucristo nos sostendrá y se manifestará a nosotros de tal manera que se hará tan grande en nuestras vidas que toda circunstancia parecerá pequeña comparado con su presencia en nuestras vidas.
Nuestra vida como hijos de Dios no adquiere significado en gozarnos en la tierra por tener salud, o una buena economía, o estar casados o solteros; nuestra vida adquiere significado al gozarnos en la presencia de Dios en nosotros a través de cualquiera sea nuestra situación, La vida Cristiana solo se da por medio de la Gracia, se sostiene por Gracia y se culmina por Gracia; por ello este atributo de Dios debemos de meditado y entenderlo para ser realmente fortalecidos y sostenidos por el Señor en todo tiempo. Así como el Apóstol Pablo todos tenemos aguijones en la carne que hace que nuestra vida sea más difícil, pero gracias a Dios, también tenemos su Gracia que nos sostiene.
No debemos permitir que nuestras debilidades nos impidan vivir la vida sin gozo con el Señor, porque Dios quiere usar nuestras debilidades para revelarnos su poder a través de nuestras vidas. Así que cuando estemos luchando con debilidades recordemos que Jesús dijo: "Mi gracia te basta".
La mano de Dios ha tomado nuestra mano como un padre toma la mano de su hijo y se ha propuesto llevarnos al propósito de lo que Él ha planeado para ti y para mi en Cristo Jesús.
La Biblia nos afirma en 2a. de Corintios 12:9 :
"Pero él me dijo: Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad".

viernes, 24 de abril de 2015

SEÑOR, TU ERES NUESTRO PADRE.

 
No sólo somos barro en las manos de Dios sino que somos moldeados para su servicio: somos llamados a ser vasos de honra y gloria para El; sin embargo somos portadores de la gloria de Dios por el Espíritu Santo que mora en nosotros y nos guía a toda verdad. Y eso, es el mayor tesoro que un ser humano puede aspirar. Por mas situaciones difíciles que podamos pasar, la Biblia declara que somos victoriosos: Dios nos tiene en sus manos, nos esta moldeando para su gloria y honra, y... podemos confiar en que Dios cumplirá sus propósitos en nosotros. La obediencia es un pilar fundamental de la relación personal con Dios para llegar a ser vaso de honra
La Biblia dice que Dios es el Alfarero y nosotros somos el barro. Cuando estamos abiertos a la voluntad de Dios en nuestras vidas, Él nos moldea, transforma, y santifica si andamos con Él.
la imagen del vaso de barro,,, que identifica nuestra realidad de fragilidad..y la bondad de estar en manos de aquel que nos moldea. eso grande que debemos llevar es el amor de Dios manifestado a plenitud en cada uno.

La palabra de Dios lo dice:
"A pesar de todo, Señor, tú eres nuestro Padre; nosotros somos el barro, y tú el alfarero. Todos somos obra de tu mano.” – Isaías 64:8

lunes, 13 de abril de 2015

LA BONDAD DE DIOS






El Dios todopoderoso es el mismo Dios que es bueno y sabio; el poder de Dios se convierte en una fuente de gran consuelo y ánimo para el cristiano. La bondad de Dios es la esencia de la confianza de los hijos de Dios. Su bondad permanece para siempre y esto debería animarnos día a día. Todos pasamos por luchas y tribulaciones las cuales desean llevarnos al desaliento pero la fe que Dios nos ha dado nos hace levantarnos y seguir adelante. No dejemos que los momentos difíciles nos hagan desmayar, no nos refugiemos en el dolor o en el sufrimiento, o en la desesperanza, eso no es lo que el Señor desea para nosotros, él tiene grandes victorias para nosotros, pero necesitamos dejar de mirar lo fuerte de la tempestad y comenzar a mirar la bondad de Dios, por eso no debemos permitirnos ni un momento de incredulidad acerca de la bondad de Dios; esto es absolutamente cierto, pues nuestro Dios es bueno y su naturaleza es siempre la misma. Hoy miraré la bondad de Dios por encima de toda circunstancia adversa.

lunes, 16 de marzo de 2015

EL CORAZON CONTRITO Y HUMILLADO, DIOS NO LO DESPRECIA JAMAS




Dios es tan grande que nos conoce muy bien y sabe lo que llevamos en nuestro interior, El sabe de sobra nuestras limitaciones y cansancios, nuestras flaquezas y debilidades. Por eso El siempre nos está esperando porque solamente El nos ofrece un lugar para descansar y recobrar fuerzas para seguir luchando mientras dure esta vida.
Y ese lugar hermoso lugar es el mejor del mundo porque es Él mismo nuestro Dios el Omnipotente, Omnipresente, Omnisciente y Creador de TODO, El es ...el refrigerio y alivio para todos cuanto le busquemos a El con un corazón contrito y humillado.
Muchas veces nos hemos sentido cansados, agobiados, saturados y a punto de explotar, pero ¿cuántas veces hemos ido a descansar en los brazos de Dios? ¿Cuántas veces hemos ido a encontrar refugio, consuelo y fuerzas en el Corazón de nuestro Señor Jesucristo? Pero no sólo espiritualmente, sino también físicamente, porque Él nos ha dado su bendita Palabra para que nos deleitemos en ella y Él nunca ha defraudado a nadie que se haya acercado buscando la paz que nos ha prometido. Decidamos buscarlo siempre con corazón contrito y humillado y El no nos despreciará jamás.
La Biblia nos enseña en Salmos 51:17
"Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios"

domingo, 15 de febrero de 2015

SI ALGO PIDIERES EN MI NOMBRE, YO LO HARE, DIOS



Como hijos de Dios está en nuestras manos elegir como vamos a vivir. Si revestidos de la autoridad del cielo al servir a Jesús, y guardar su palabra o vivir desposeídos y vulnerables a las circunstancias y obstáculos que nos rodean. Si somos hijos de Dios, entonces el Espíritu Santo mora en nosotros y por consiguiente pertenecemos al reino de los Cielos. En este reino, lo que hacemos tiene repercusiones eternas, nuestra fe, amor, nuestras palabras y obras, por tanto, debemos ...ser responsables y cuidadosos en como nos comportamos y de que forma aprovechamos todo el enorme potencial que Dios ha depositado sobre nuestras vidas. Debemos sujetar cada día nuestra voluntad y nuestros deseos al Señor, y bajo su soberana y perfecta voluntad ejercer con correcta autoridad.
Jesús nos garantiza que al pedir en su nombre, tendremos éxito en nuestra oración y nos asegura que todo lo que pidamos al Padre en su Nombre, él nos lo concederá del mismo modo como los hicieron sus discípulos, nosotros como hijos de Dios, debemos estar confiados en su promesa. ¿Cuál es nuestra petición hoy?
La Biblia nos afirma en Juan14:12-14 :
"De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él también las hará, porque yo voy al Padre. Todo lo que pidan al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el hijo. Si algo piden en mi nombre, yo lo haré”

sábado, 3 de enero de 2015

JEHOVA ES MI LUZ Y MI SALVACION, DE QUIEN TEMERE?

 
El propósito de Dios para sus hijos es que vivamos avanzando y conquistando. El problema de muchos cristianos es que nos cuesta creer que Dios tiene el control y entonces queremos resolver los problemas por si solos, y es por eso que terminamos mal. Pero si tan solo recordáramos que Dios es Omnipotente, y que El puede hacer caminos donde no los hay, pero en esa misma autosuficiencia como cristianos no dejamos que Dios pelee las batallas por nosotros y es por eso que viene el desánimo, por que nos cansamos de pelear con nuestras propias fuerzas, pero cuando decidamos como pueblo de Dios conocer el verdadero poder que hay en Dios, NO va haber lugar para la derrota. Tal ves hoy estemos atravesando por un momento en el cual nuestra confianza en Dios está siendo probada, o si estamos buscando algo donde poner nuestra fe para vivir confiadamente, lo cierto y demostrado está que todos y cada uno de nosotros sin excepción viviremos un momento donde quede claramente demostrado donde está anclada nuestra confianza, así es que nunca olvidemos que Dios no nos abandonará nunca y confiemos solo en El, porque siempre estará con nosotros, aunque nuestro corazón a veces, presionado por el dolor y el sufrimiento, sienta que Dios no se acuerda de nosotros, por eso hoy, aunque todo ande bien a nuestro alrededor, o que la tormenta nos intimide y parezca que va a hundir nuestra embarcación, oremos a Dios diciendo: "Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?"
Que este nuevo año 2015 decidamos conquistar las victorias tomados de la mano de Dios, y reconociendo siempre su palabra que es viva y eficaz.

 La Biblia nos dice en SALMO 27: 1-3
“El SEÑOR es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El SEÑOR es el baluarte de mi
vida; ¿Quién podrá amedrentarme? Cuando los malvados avanzan contra mí para devorar
mis carnes, cuando mis enemigos y adversarios me atacan, son ellos los que tropiezan y
caen. Aun cuando un ejército me asedie, no temerá mi corazón; aun cuando una guerra
estalle contra mí, yo mantendré la confianza”