domingo, 16 de abril de 2017

JEHOVA ES NUESTRO PASTOR, NADA NOS FALTARA

Nuestro Señor Jesucristo declaró en su Palabra, que mientras estemos en este mundo tendremos aflicciones en Juan 16:33, pero también debemos de recordar siempre que Dios es mas poderoso que todas esas aflicciones que nos invaden.
Cuando sintamos que nuestro corazón esté a punto de desfallecer, recordemos su Palabra que viene directamente de nuestro Padre Celestial, Él es nuestro Pastor. Aquellos que hemos recibido a Jesús como nuestro Señor y Salvador, somos sus hijos comprados a precio de sangre, somos ovejas de su prado y siempre estamos bajo su cuidado, nada nos faltará. Su Palabra es esa agua de vida que refresca nuestro espíritu, nos purifica, y nos llena de energía para seguir el camino, no estamos solos, Jehová nos pastoreará siempre y nos hará descansar en verdes pastos.
La Biblia nos asegura en el Salmos 23:1 al 4
"Jehová es mi pastor; nada me faltará.
En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento"
.

jueves, 9 de febrero de 2017

TODO LO QUE RESPIRA ALABE A JEHOVA



Muchas veces en nuestra vida diaria no nos encontramos con el deseo de dar alabanza a nuestro Dios. Quizá por las circunstancias que estemos atravesando durante el día ya sea en el trabajo, en la escuela, en la familia, estas situaciones pueden provocar en nosotros diversos estados de animo, tales como: enojo, tristeza, desilusión o incluso cansancio.
Pero es en esos precisos momentos, donde para nosotros es difícil hacerlo, donde debemos de dar gracias a Dios por solo el ...hecho de estar vivos y por haber visto hoy la luz del sol, levantarse, caminar, descansar, convivir con la familia, hermanos, amigos.
Como hijos de Dios sabemos que dependemos de él y que todo está en sus manos, en Lucas 12:7 nos dice: "Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos".
En las situaciones difíciles lo menos que pudiésemos pensar es en alabar alegremente a Dios, quizá no es una opción que pase por nuestra cabeza, sin embargo, aunque las situaciones que estemos enfrentando diariamente nos bajen el animo y la energía, por la gracia de Dios, aun seguimos respirando, y eso es solamente por su gracia que nos sostiene. Podremos estar en una grave situación pero la respiración no cesa de nuestro cuerpo.
Hoy debemos decidir que sin importar en la condición, o el lugar donde nos encontremos, debemos recordar que si podemos respirar, solamente eso respirar, es porque Dios es el que nos ha dado ese aliento de vida, porque si quisiéramos soportar la respiración por nosotros no podríamos hacerlo por mucho tiempo. De la misma manera como nos es imposible dejar de respirar no paremos de alabar a Dios.
Mantengamos una constante alabanza y gratitud de todo corazón al Dios que nos provee de una llenura de su Espíritu Santo y veremos desatar el poder sobrenatural, hay liberación espiritual, sanidad y restauración, provisión.
La adoración es e! mejor remedio para la tristeza, el desánimo. Por eso determinemos hoy que "Todo lo que respira alabe a Jehová. Aleluya”.
Al Señor le agrada cuando le alabamos de todo corazón. Si estamos respirando, alabemos a Dios, porque Él Vive y es Digno de toda alabanza.

La biblia nos dice en Salmos 150:6
" Todo lo que respira alabe al SEÑOR. ¡Aleluya! "
Éxodo 15:2
"Mi fortaleza y mi canción es el SEÑOR, y ha sido para mí salvación; éste es mi Dios, y le glorificaré, el Dios de mi padre, y le ensalzaré."
Salmos 145:21
"Mi boca proclamará la alabanza del SEÑOR; y toda carne bendecirá su santo nombre eternamente y para siempre".

lunes, 9 de enero de 2017

ABBA PADRE

Nuestra manera de ver a Dios determina qué tipo de vida vivimos, si creemos o no en sus promesas y en nuestra relación con Él.
Por eso, es importante pensar en Él como el Padre que es para nosotros. Dios es amor, esa es su verdadera esencia, Él quiere lo mejor para nosotros comos sus hijos.
Necesitamos recibir a Dios no solo como nuestro Señor y Salvador, sino también como Padre, y aprender a vincularnos con Él como hijos. La paternidad divina es una de los grandes privilegios y beneficios que nos provee la obra de nuestro Señor Jesucristo.
Al encontrar a Dios como nuestro Padre Celestial encontramos nuestra identidad y ya no somos esclavos del pecado.
Dios es un Padre cercano, amoroso, familiar y personal. Ese es el Padre que nuestro Señor Jesucristo quiere revelarnos y darnos a conocer.
Estamos aquí porque Dios tiene un propósito y un destino ligado a Dios, asi que en cualquier situación que nos encontremos hoy, acerquemos confiadamente al Trono de gracia, para alcanzar misericordia de nuestro Padre Celestial y creamos que las mejores cosas para nuestras vidas están por venir, pero siempre tomados de su mano, porque sin Dios nada somos, con Dios lo tenemos todo, porque es un PADRE AMOROSO. ACERQUEMONOS A EL Y VEREMOS SU GLORIA.
Romanos 8:15 nos dice:
"Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!"