lunes, 7 de diciembre de 2009

MI TESTIMONIO DE SANIDAD DIVINA DE CANCER DE SENO

Quiero darle la Gloria a Dios a través de mi testimonio.
Mi nombre es Noemí de Rivera, soy una hija de Dios, una persona que siempre he estado pendiente de mi salud, por lo que anualmente me he hecho mis correspondientes exámenes de mamografía.
Pero a inicios de este año 2009, después de hacerme el examen de mamografía consulté con el Doctor y me dijo que aparecía en mi seno derecho un tumor y que era necesario hacerme una biopsia para saber si era benigno o maligno; con esa noticia me dirigí hacia mi casa para contárselo a mi familia; nos embargó la aflicción, mi familia y yo nos pusimos en oración y también pedimos a nuestros hermanos en Cristo que oraran por nosotros por mi salud y la fortaleza en nuestras vidas, para que Dios hiciera un milagro en mi vida y que el tumor llegara a ser benigno. Le oraba al Señor con todo mi corazón para que tuviera misericordia de mi y esperé en El, así pasaron los días y en una reunión de oración , Dios habló a mi vida dándome una palabra profética a través de una sierva de Dios, donde me declaraba el Señor que “RECIBIERA MI SANIDAD COMPLETA, Y QUE CREYERA EN EL, QUE NO ERA UN DIOS DE A MEDIAS”, ese día sentí que Dios me había inyectado vida y que El ya había hecho el milagro, le di gracias a Dios , le alabé y me aferré a la palabra que me dio. Llegó el día de hacerme la cirugía para la biopsia y a los 3 días me estaba llamando el Doctor para darme el diagnóstico y llegamos donde el Doctor con mi esposo y su diagnóstico fue “Señora usted tiene cáncer invasivo en su seno derecho y tengo que darle un tratamiento de 6 quimioterapias y hacerle la mastectomía”, escuché tranquila su diagnóstico; pero en mi corazón yo tenía la certeza que Dios ya me había sanado y se molestó conmigo el Doctor y me dijo señora que no entiende lo que le estoy diciendo?, si Doctor le entiendo. Así fue como inicié el proceso de las quimioterapias, habiéndome aplicado 4 de ellas, y en ese proceso difícil de mi vida yo nunca dejé de bendecir a Dios y de alabarle y de creer que El ya había hecho el milagro, me aferré a la palabra donde Jesús sana al siervo del centurión en (Lucas 7:7) “PERO DI LA PALABRA Y MI SIERVO SERA SANO”, y Dios ya me había dado la palabra a mi vida y yo sé que estoy sana decía y a pesar de todo lo que estaba pasando le creí con todo mi corazón al Señor. Pasaron los días y Dios inquietaba mi corazón para cambiar de Doctor y así lo permitió y en base a mi expediente clínico pasé consulta con una Doctora oncóloga que me dio el mismo diagnóstico; pero me repetía a mi misma ES PUES LA FE LA CERTEZA DE LO QUE SE ESPERA Y LA CONVICCION DE LO QUE NO SE VE (Hebreos 11:1), yo seguía creyendo en mi sanidad, así que en contra del diagnóstico de los médicos, yo me aferraba a su promesa y recordaba mucho la palabra que dice “ ESTAD QUIETOS Y CONOCED QUE YO SOY DIOS” (Salmos 46:10), me hacía seguir esperando en Dios . Y cuando llegó la hora de prepararme para la cirugía el Doctor cirujano me dijo todo le va a salir bien y sacó de la gaveta de su escritorio una tarjetita con una promesa y me dijo esto es para usted y decía “Clama a mi, y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces “ (Jeremías 33:3) y después me dijo el día de la cirugía le voy a hacer la reconstrucción de su seno y no voy a ser yo quien la va a operar sino que las manos de Dios. Esas fueron sus palabras. Y así fue, todo salió muy bien. Como en Dios no hay despropósitos y El tiene el control de todo, me he podido dar cuenta que hay tantas necesidades en los hospitales y en cualquier lugar, que en este proceso se que Dios me ha usado a mi para dar una palabra de aliento, renovando la fe de las personas y para que conozcan al Dios que todo lo puede.
El primero de Diciembre de este año 2009, la doctora sorprendida me dio la respuesta de la biopsia donde ya no hay células cancerosas y que estoy sana y me dijo en sus palabras usted ya no tiene nada así es que las quimioterapias que estaban pendientes ya no hay necesidad de hacerlas. GLORIA A DIOS DIJE. DIOS HIZO EL MILAGRO, CUMPLIO SU PALABRA, EN EL TIEMPO DE EL, QUE ES PERFECTO, LA GLORIA Y LA HONRA SEAN PARA EL, PARA EL DIOS QUE TODO LO PUEDE Y NADA HAY IMPOSIBLE PARA EL, NO HAY OTRO DIOS COMO EL, EL TODOPODEROSO, EL PRINCIPIO, EL FIN, EL ALFA Y EL OMEGA, EL GRAN YO SOY.
ASI LES COMPARTO MI TESTIMONIO DE SANIDAD COMPLETA HECHA EN MI PERSONA, DIOS CUMPLIO SU PALABRA, EL ES BUENO, ES FIEL, NO ES HOMBRE PARA QUE MIENTA, NI HIJO DE HOMBRE PARA QUE SE ARREPIENTA, EL ES EL MISMO DE AYER, DE HOY Y DE SIEMPRE Y COMO “JESUS DICE: SI PUEDES CREER; AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE”. (Marcos 9:23). SE QUE CADA UNO SOMOS LLAMADOS CON UN PROPOSITO Y EN ESTE PROCESO QUE HE PASADO HE ENTENDIDO EL PROPOSITO QUE DIOS TIENE PARA MI DESDE ANTES DE QUE YO NACIERA.
MIS AGRADECIMIENTOS AL DIOS TODOPODEROSO, A MI FAMILIA QUE SIEMPRE ME ESTUVIERON APOYANDOME EN TODO Y A TODAS LAS PERSONAS Y HERMANOS EN CRISTO QUE ESTUVIERON PENDIENTES Y EN ORACION POR MI Y MI FAMILIA EN ESTE PROCESO. DIOS LES COMPENSARA EN GRANDES BENDICIONES Y VERAN LAS GRANDEZAS DE DIOS CADA DIA EN SUS VIDAS, LA GLORIA Y LA HONRA SEAN PARA EL, PARA JESUS NOMBRE SOBRE TODO NOMBRE.
“CIERTAMENTE LLEVO EL NUESTRAS ENFERMEDADES, Y SUFRIO NUESTROS DOLORES; Y NOSOTROS LE TUVIMOS POR AZOTADO, POR HERIDO DE DIOS Y ABATIDO. MAS EL HERIDO FUE POR NUESTRAS REBELIONES, MOLIDO POR NUESTROS PECADOS; EL CASTIGO DE NUESTRA PAZ FUE SOBRE EL, Y POR SU LLAGA FUIMOS NOSOTROS CURADOS.” Isaías: 53: 4-5
AMEN.

2 comentarios:

Marener dijo...

bendiciones mi hermana, que lindo es Dios, que lindo leer estas belelzas que hace ntro Dios por sus hijos, que el Senior le bendiga grandemente en todo
bendiciones

Anónimo dijo...

Gloria a Dios hna me alegro de su testimonio yo soy creyente de lo que DiOs puede ser en nuestra vida y al que cre todo le es posibles yo soy testigo del poder de Dios en. La iglesia donde yo me congrego Dios a sanado a persona con canser y a una hne mia carnal Dios la sano a elLa de canser el nombre sobre todo nombre tIene poder ipu mi nombre es hna maritza Dios le bendiga hna nohemi