martes, 14 de marzo de 2017

PALABRA PROFETICA MARZO 2017

 
1. Tiempo del aceite fresco.
Estoy trayendo sobre ti una nueva unción, la unción que te habilitará para cumplir con tu llamado en la estación nueva en la que te estoy introduciendo. Una estación de mucho crecimiento, una estación de muchas victorias, una estación de crecimiento en tu influencia, una estación en la cual estoy ensanchando tu territorio y en la que verás como tus enemigos son derribados y destruidos. No temas sobre tus necesidades porque la unción desatará en ti la provisión sobrenatural, los recursos vendrán a causa de la nueva unción. También se desatará mayor revelación, dejarás de ser uno con una visión local y recibirás una visión global, porque has sido llamado a tener una visión y un nivel de influencia global. Te conectaré con muchos que son líderes globales, junto a ellos tu nivel de influencia, tu nivel de acción y tu visión, aumentarán.
Te voy a hacer crecer trayendo desafíos mayores que tus capacidades, mayores que tu experiencia, mayores que tus recursos, mayores que tus expectativas, pero no temas que yo te creé para que lo puedas hacer, Te daré la capacidad de hacerlo, te daré los recursos, te ungiré con mi aceite fresco y te daré la fuerzas para que lo hagas, declara el Señor.
“Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; Seré ungido con aceite fresco.” Salmos 92:10
2. Tiempo de Jeremías 33:3.
Viene un tiempo de mucha revelación, yo sé en detalle lo que viene para tu vida, tu familia, tu iglesia, tu ciudad, tu nación y para toda la tierra. Yo planifiqué desde la eternidad toda la historia, por lo tanto, pregúntame sobre lo que viene por delante, entra a mi aposento secreto, llega delante de mi trono y pregúntame. Yo te haré conocer los secretos sorprendentes. El bien vencerá al mal, los hijos de la luz vencerán a los hijos de las tinieblas, muchos de los malos serán rescatados de las garras de Satanás y se convertirán en grandes guerreros del Reino de la Luz. La tercera guerra mundial de Dios ya ha sido desatada y el enemigo ha comenzado a perder la guerra, el enemigo está promocionando una falsa victoria suya, pero no son noticias verdaderas, el Reino de Dios está avanzando y las tinieblas están retrocediendo. Brasil está entrando a un tiempo de mayor avivamiento, igual está sucediendo en toda Sur América, especialmente en Venezuela; también Centro América y Norteamérica. El reino de Dios está avanzando en toda la tierra.
Pero hay también muchas otras grandes cosas que quiero revelarte. Quiero hablarte de mis planes específicos para contigo, para tu familia, tu iglesia local y para tu ciudad y tu nación, así que pregúntame, pídeme QUE te revele mis planes y yo lo haré, dice el Señor.
“pídeme y te daré a conocer secretos sorprendentes que no conoces acerca de lo que está por venir.” Jeremías 33:3 (NTV)
3. Tiempo para cerrar ciclos de tres años.
Este es el tiempo en que un ciclo que comenzó hace tres años en tu vida se está cerrando y se está inaugurando un nuevo ciclo de tres años. El ciclo anterior estuvo marcado por grandes desafíos, por muchas batallas, por bastantes obstáculos que sortear. El nivel de oposición a veces fue grande y tenía la intención de dañarte y de incapacitarte para que no avanzarás. Pero todo eso terminó, ahora estás entrando en un ciclo de crecimiento ministerial, un ciclo de mucho fruto, un ciclo de bendición en tus finanzas, un ciclo de recoger el doble. Alista tus alas porque también volaras a mayores alturas, porque subirás por encima de los obstáculos y avanzarás rápidamente hacia la nueva estación. Pareciera que al final del ciclo anterior todo se volvió estático, sin embargo ahora todo adquirirá una gran dinámica. Pasarás de la escasez a la abundancia, de la sequía a la lluvia, de la esterilidad a la fertilidad, de la soledad al compañerismo, del anonimato al reconocimiento. Tu mejor tiempo está llegando, alégrate y recíbelo, declara el Señor.
“Al que nos recuerda, aunque estemos desvalidos, su gran amor perdura para siempre.” Salmos 136:23 (NBD
4. Tiempo de claridad en tu proceso.
Yo comencé una gran obra en tu vida, la cual voy perfeccionando. Estoy desarrollando un propósito y un plan perfecto. Quizás tú no siempre lo entiendas, pero ahora, en este tiempo, traeré claridad a tu corazón de lo que estoy haciendo, eso te dará paz y gozo. Te daré revelación de que es lo que estoy haciendo y cómo lo estoy haciendo y de cómo todo lo que te sucede se explica dentro del propósito eterno para tu vida. Lo que te ha parecido cómo un gran rompecabezas, ahora tendrá sentido porque te revelaré la imagen completa que te ayudará a entender cómo cada pieza está siendo colocada, declara el Señor.
“Entenderé el camino de la perfección Cuando vengas a mí. En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa.” Salmos 101:2
“estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” Filipenses 1:6
5. Tiempo de llamado para los “Samueles”.
Yo estoy levantando una generación de gente de mi presencia que estén listos a escuchar mi voz, que estén dispuestos a levantarse y que también estén dispuestos a obedecerme. Me estoy moviendo entre la gente joven para llamar a cada uno por su nombre y hacerles saber mis planes. Son aquellos que han decidido no contaminarse, que han decidido consagrarse y vivir para mí. Yo los levantaré para traer un nuevo tiempo, para que sean jueces en medio de Mi Pueblo, para que lo dirijan y lo juzguen con la palabra revelada y a través de ellos manifestaré mi poder y mis juicios sobre toda la tierra.
Yo estoy juzgando a la vieja generación que han contaminado su llamado, han contaminado sus vidas, siguiendo los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. Una generación que menospreció mi casa, menosprecio mi llamado y menospreció el vivir en santidad. Pero antes que la luz sea apagada, yo estoy llamando a los Samueles para que mantengan encendida la lámpara y preparen un pueblo bien dispuesto y vestidos con ropas blancas y santas, para recibir el retorno del Señor, dice el Espíritu.
“Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios fuese apagada, Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí… Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.” 1 Samuel 3:3-4, 10
6. Tiempo de oportunidad para volver al Señor.
Estoy manifestándote mi gracia y te estoy llamando a volverte a mi. Si te vuelves a mi te limpiaré, te restauraré, te pondré nuevamente en la posición que te corresponde como hijo, como uno que ha sido llamado, como ministro. Yo te amo con todo mi corazón, pero te fuiste siguiendo tus propios deseos, tu propia naturaleza pecaminosa y las consecuencias que eso te ha traído han sido dolorosas, pero no temas porque yo tengo poder para restaurarte, yo tengo planes para ti que aún están vigentes. Tengo ropa limpia, tengo anillo, tengo un becerro preparado para celebrar tu regreso, así que vuélvete a mi, dice el Señor.
“Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.” Jeremías 15:19
7. Tiempo de oír la voz De Dios: “No mires hacia atrás”.
El tiempo del juicio ha comenzado sobre la tierra, por eso debes avanzar en tu llamado y seguir adelante, debes subir a la montaña, debes subir al lugar de mi presencia, debes correr y no detenerte. No debes mirar hacia atrás, no debes tener nostalgia por las cosas que dejaste atrás, por las cosas que atraían tu atención y te mantenían atado a la cultura del pecado, al engaño de los placeres de este mundo. Todo eso solo te trajo placer momentáneo y dolor permanente, además de culpa y vergüenza. Pero es el tiempo de avanzar a la montaña, porque la guerra se pondrá más intensa y desde la montaña podrás vencer a tus enemigo y destruirlos. No mires hacia atrás, porque si lo haces te quedarás paralizado y el enemigo te destruirá fácilmente, pero si corres y subes a la montaña de mi presencia serás salvo y verás la destrucción de los enemigos y cumplirás con tu llamado, dice el Señor.
“Apenas salieron de la ciudad, uno de los ángeles les dijo: —¡Corran para que se salven de morir! ¡No miren hacia atrás, ni se detengan en ninguna parte de esta llanura! ¡Vayan a las montañas, para que no perezcan!” Génesis 19:17 (NBD)
8. Tiempo del “día señalado” para tu respuesta.
Escogí un día especial de respuestas para ti, lo escogí bien, lo escogí desde la eternidad y quiero anunciarte que en este tiempo, en este mes es el tiempo de ese día señalado. Yo voy a cumplir mis promesas, voy a darte las respuestas que has estado esperando, voy a llevarte a un momento de reposo, pero también de gran celebración y de gran gozo. Ya no experimentarás tristeza ni desconsuelo, porque yo haré que tu gozo sea grande cuando veas el cumplimiento de tus peticiones y el cumplimiento de mis promesas, dice el Señor.
“¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.” Génesis 18:14
9. Tiempo de transición de la estación del afán a la estación del reposo.
Voy a romper todo acuerdo que has establecido con el afán, con la ansiedad y con la preocupación por las cosas de está vida. Voy a liberarte del temor al mañana, del temor a no tener vestido, casa, comida o muchas otras cosas. Voy a hacer que experimentes una transición de la estación del afán a una estación del reposo. Ahora el reposo será tu fortaleza, el reposo será tu marca, será tu manera de vivir. Debes recordar que Yo Soy tu sustentador, tu proveedor y tu descanso, dice el Señor.
“No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6:31-33
10. Tiempo de resoluciones legales a tu favor.
Yo soy tu juez, estoy a la defensa tuya. Así que puedes venir confiadamente delante de mí y traer tus demandas legales y te haré justicia de todos tus adversarios. Trae delante de mi los documentos legales sobre los que quieres que resuelva a tu favor y yo te daré las resoluciones favorables que necesitas y esperas. Este es un tiempo de gracia para ti, un tiempo en el que haré que el adversario te devuelva lo que te quitó, en el que haré que suelte lo que te ha retenido y que abra las puertas que te cerró, declara el Señor.
“Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey; él mismo nos salvará.” Isaías 33:22
11. Tiempo para cambiar tu lamento en baile.
Tienes que decidir que no seguirás más en tristeza, que no mantendrás tu alianza con el dolor ni el lamento, sino que lo cambiarás por alegría, ordénale a tu alma que deje el abatimiento, que renuncie a la tristeza, que se enfoque en la alabanza, que se mantenga aferrada a las promesas; ordénale a tu alma que recuerde todos los beneficios que yo le he dado y que te he prometido, para que en ves de la angustia pase un tiempo de esperanza, de gozo y de baile, de danza. Este es el tiempo de cambiar el lamento en baile, declara el Señor.
“Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. Por tanto, a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado. Jehová Dios mío, te alabaré para siempre.” Salmos 30:11-12
12. Tiempo para ser librado de la emboscada y trampa del enemigo.
Este es el tiempo que te libraré de tus enemigos, te libraré de todas sus acechanzas y de todas sus emboscadas y trampas que ha puesto contra ti. Quiero anunciarte un tiempo de gran victoria, el enemigo no podrá hacerte caer, porque contigo estoy para librarte y para darte poder en contra de el. No solo saldrás librado, sino que haré que tus enemigos caigan en sus mismas trampas y que sean confundidos y derrotados. Verás como no podrá cumplir lo que burlándose te ha dicho que hará. Este es un año de gran victoria, un año para avanzar en tu carrera y para disfrutar la Libertad que te estoy dando, dice el Señor.
“Él te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad.” Salmos 91:3-4
“Y cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros.” 2 Crónicas 20:22

DECRETOS:
1. Decretamos debilitada toda fuerza del enemigo en contra del pueblo de Dios, así como Sísara en tiempos de Barak y Débora, fue derrotado y muerto por mano de una mujer (Jael), así será en este tiempo, las más grandes victorias han sido preparadas para las mujeres.
2. Decretamos autoridad profética para callar bocas llenas de burla, amenazas, ofensas, murmuración, difamación, maldición, acusación, agravio; como lo hizo Jesus en la tormenta y mando a callar al espíritu que se movía en las aguas y le dijo: “calla y enmudece”.
3. Decretamos la vara de disciplina contra la arrogancia, orgullo, vanidad, egoísmo y prepotencia.
4. Decretamos que la verdad sacará a luz todo lo que está en oculto, y será expuesto y juzgado por la verdad.
5. Decretamos que toda venda mágica puesta sobre tus ojos y tu mente para no entender la palabra del Señor y su voluntad se rompe hoy.
6. Decretamos libertad espiritual para todos aquellos que están cautivos en prisiones de inmoralidad, depresión, adicciones, mentira y rebeldía.
7. Decretamos milagros de sanidad en enfermedades como cancer, lupus, insuficiencia renal, esterilidad, hiper e hipo tiroidismo, diabetes, artritis, obesidad, presión arterial y flebitis.

BENDICIONES:
Amados hermanos queremos bendecirles y alegrarnos por las buenas noticias que el Señor tiene para todos nosotros. Les anticipamos un tiempo de gran gozo de parte del Señor.
“Habló David a Jehová las palabras de este cántico, el día que Jehová le había librado de la mano de todos sus enemigos, y de la mano de Saúl. Dijo: Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste. Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos. Me rodearon ondas de muerte, Y torrentes de perversidad me atemorizaron. Ligaduras del Seol me rodearon; Tendieron sobre mí lazos de muerte. En mi angustia invoqué a Jehová, Y clamé a mi Dios; Él oyó mi voz desde su templo, Y mi clamor llegó a sus oídos. La tierra fue conmovida, y tembló, Y se conmovieron los cimientos de los cielos; Se estremecieron, porque se indignó él. Humo subió de su nariz, Y de su boca fuego consumidor; Carbones fueron por él encendidos. E inclinó los cielos, y descendió; Y había tinieblas debajo de sus pies. Y cabalgó sobre un querubín, y voló; Voló sobre las alas del viento. Puso tinieblas por su escondedero alrededor de sí; Oscuridad de aguas y densas nubes. Por el resplandor de su presencia se encendieron carbones ardientes. Y tronó desde los cielos Jehová, Y el Altísimo dio su voz; Envió sus saetas, y los dispersó; Y lanzó relámpagos, y los destruyó. Entonces aparecieron los torrentes de las aguas, Y quedaron al descubierto los cimientos del mundo; A la reprensión de Jehová, Por el soplo del aliento de su nariz. Envió desde lo alto y me tomó; Me sacó de las muchas aguas. Me libró de poderoso enemigo, Y de los que me aborrecían, aunque eran más fuertes que yo. Me asaltaron en el día de mi quebranto; Mas Jehová fue mi apoyo, Y me sacó a lugar espacioso; Me libró, porque se agradó de mí. Jehová me ha premiado conforme a mi justicia; Conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado. Porque yo he guardado los caminos de Jehová, Y no me aparté impíamente de mi Dios. Pues todos sus decretos estuvieron delante de mí, Y no me he apartado de sus estatutos. Fui recto para con él, Y me he guardado de mi maldad; Por lo cual me ha recompensado Jehová conforme a mi justicia; Conforme a la limpieza de mis manos delante de su vista. Con el misericordioso te mostrarás misericordioso, Y recto para con el hombre íntegro. Limpio te mostrarás para con el limpio, Y rígido serás para con el perverso. Porque tú salvas al pueblo afligido, Mas tus ojos están sobre los altivos para abatirlos. Tú eres mi lámpara, oh Jehová; Mi Dios alumbrará mis tinieblas. Contigo desbarataré ejércitos, Y con mi Dios asaltaré muros. En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan. Porque ¿quién es Dios, sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios? Dios es el que me ciñe de fuerza, Y quien despeja mi camino; Quien hace mis pies como de ciervas, Y me hace estar firme sobre mis alturas; Quien adiestra mis manos para la batalla, De manera que se doble el arco de bronce con mis brazos. Me diste asimismo el escudo de tu salvación, Y tu benignidad me ha engrandecido. Tú ensanchaste mis pasos debajo de mí, Y mis pies no han resbalado. Perseguiré a mis enemigos, y los destruiré, Y no volveré hasta acabarlos. Los consumiré y los heriré, de modo que no se levanten; Caerán debajo de mis pies. Pues me ceñiste de fuerzas para la pelea; Has humillado a mis enemigos debajo de mí, Y has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas, Para que yo destruyese a los que me aborrecen. Clamaron, y no hubo quien los salvase; Aun a Jehová, mas no les oyó. Como polvo de la tierra los molí; Como lodo de las calles los pisé y los trituré. Me has librado de las contiendas del pueblo; Me guardaste para que fuese cabeza de naciones; Pueblo que yo no conocía me servirá. Los hijos de extraños se someterán a mí; Al oír de mí, me obedecerán. Los extraños se debilitarán, Y saldrán temblando de sus encierros. Viva Jehová, y bendita sea mi roca, Y engrandecido sea el Dios de mi salvación. El Dios que venga mis agravios, Y sujeta pueblos debajo de mí; El que me libra de enemigos, Y aun me exalta sobre los que se levantan contra mí; Me libraste del varón violento. Por tanto, yo te confesaré entre las naciones, oh Jehová, Y cantaré a tu nombre. Él salva gloriosamente a su rey, Y usa de misericordia para con su ungido, A David y a su descendencia para siempre.” 2 Samuel 22:1-51
Presbiterio apostólico-profético de Ministerios Elías
El Salvador, Centroamérica, marzo del 2017 www.ministerioselias.org profetas99@yahoo.com mercedes_cristales_aquino@yahoo.com