martes, 28 de junio de 2011

El poder de tus palabras



EL PODER DE TUS PALABRAS.

“La muerte y la vida están en poder de la lengua...” Proverbios 18:21

 


Si todas nuestras palabras son amables, los ecos que escucharemos también lo serán.
Sin embargo, si convertimos nuestra lengua y empecemos a proferir solamente bendiciones y palabras de victoria sobre nosotros, nuestros negocios, nuestra familia, nuestra Iglesia y hasta sobre nuestros enemigos vamos a cosechar estas bendiciones, pues el Señor dijo en Mateo 10: 12,13 “Y al entrar en la casa, saludadla. Y si la casa fuere digna, vuestra paz vendrá sobre ella; mas si no fuere digna, vuestra paz se volverá a vosotros.”

¡La manera en que nos comportamos con los demás demuestra cuánto creemos en Dios!

* Una palabra irresponsable: puede encender discordias.
* Una palabra cruel: puede arruinar una vida.
* Una palabra de resentimiento: puede causar odio.
* Una palabra brutal: puede herir o matar.
* Una palabra amable: puede suavizar las cosas.
* Una palabra alegre: puede iluminar el día.
* Una palabra oportuna: puede aliviar la carga.
* Una palabra de amor: puede curar y dar felicidad.

¡Las palabras son vida  y también son para muerte! ¡Bendicen o maldicen, Alientan o abaten, Salvan o condenan!
Algunas personas no saben de la gravedad de las  palabras, y  otros sabiendo, actúan sin el temor de Dios, hablando maldiciones, palabras de derrota y piensan que esto no trae ningún problema. Pero nosotros como hijos de Dios tenemos que ser personas agradables para los demas transmitiendo la vida abundante de Jesucristo.

Esto no son  pensamientos positivos como muchos intentan creer en el mundo y no funciona, sino que se llama fe en un Dios vivo, fiel y verdadero que jamás fallará, como dice su palabra  “Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos” II Corintios 4:13. Ahora mismo podemos  hacer de tu lengua un manantial de vida, como el salmista: “No moriré, sino que viviré, Y contaré las obras de JAH.” Salmos 118:17

Mucho se habla de que  hay crisis económica,  y  las personas viven confesando la derrota de la crisis, pero nosotros como hijos de Dios confesamos lo que nos dice la  Biblia “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” Filipenses 4:19.

Si se estuviere pasando por un proceso de enfermedad, no vamos a estar quejándonos delante de las personas, sino que vamos a declarar las tantas promesas de sanidad que tenemos de Dios “...porque yo soy Jehová tu sanador” Éxodo 15:26.  y su palabra es fiel  al declararnos en Isaías 53:5“Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él y por su llaga fuimos curados”.
Dios declara que Jesús nos ha curado, de manera que él ha roto el yugo de la enfermedad y nos ha libertado del azote viniendo a tener una vida abundante en Jesús.

Mateo 12:36-37
"Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado".

Que este día tomemos la decisión como dice el Apostol Pablo en

Efesios 4:29 "No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino solo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan".

 

martes, 14 de junio de 2011

DIOS QUIERE CONVERSAR CONTIGO




Jesús debe ser  el  primer lugar en nuestras vidas.

Cuantos de nosotros comenzamos nuestro día afanados y no le damos tiempo al Señor de que nos visite por las mañana, de leer su palabra  (necesitamos estar en armonía con el autor para poder entender su libro) y pedirle a Dios que bendiga el nuevo día que por su misericordia nos ha regalado. Los médicos nos dicen que la comida más importante es el desayuno, igualmente necesitamos un desayuno espiritual para comenzar el día.

El Salmo 63: 1 dice “Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas”.

El rey David, sabia que la victoria del día es buscar a Jehová de madrugada y pasar momentos de intimidad con Dios.

Debemos de  orar y alábarle en todo tiempo,  el apóstol Pablo decía acerca de la Escritura: «De hecho, todo lo que se escribió en el pasado se escribió para enseñarnos, a fin de que, alentados por las Escrituras, perseveremos en mantener nuestra esperanza» (Romanos 15:4).

Dios responde a nuestro clamor a cualquier hora que lo necesitemos, pero como cristianos  no hay nada mejor que buscar a nuestro Padre Celestial de madrugada, ya que es una hora pacifica que nos permite no tener ningún otro tipo de distracción de ninguna clase.

Dice la palabra que Daniel le buscaba tres veces al día, me imagino que las horas mas factibles para un personaje como él eran las primeras horas del día, por la tarde y ya entrada la noche: “Cuando Daniel supo que el documento había sido firmado, entró en su casa. Esta tenía en el piso superior unas ventanas que se abrían en dirección a Jerusalén, y tres veces por día, él se ponía de rodillas, invocando y alabando a su Dios, como lo había hecho antes.” Él no oraba por la situación que podía estar pasando, sino que la biblia es enfática de decir que era su costumbre.

Algunos cristianos no oramos ni para bendecir los alimentos cuando los  hemos recibido de la mano de Dios  y todo lo que que de èl recibimos que es TODO en nuestras vidas. Porque èl lo es TODO y sin èl no somos nada.

Debemos de emplear màs tiempo para desarrollar un corazón para Dios, para nutrir una relación tierna y sensible con Él.
Dios quiere que así como le dedicamos tiempo al trabajo, estudios, familia, diversiones, que apartemos un tiempo especial para èl y podamos conversar;  así como  pasamos tiempo  platicando con el ser especial que Dios nos ha puesto al lado, es urgente que pasemos con nuestro Señor Jesucristo.

Te invito a que nos propongamos a orar más cada día y veremos como Dios ha de bendecir nuestras vidas. Dejemos entrar a Jesús en nuestros corazones, en nuestras casas, en nuestro trabajo, en donde nos encontremos, porque él siempre será la respuesta para cualquier situación, o enfermedad en que nos encontremos. Si Jesucristo toca a tu puerta este día, dejalo entrar y verás que tu vida nunca más será igual, porque él nos ha prometido que estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. La Biblia nos dice en Mateo 28:20 : " Jesús apareciéndose después de la resurrección hizo una promesa, que siempre estará con nosotros, hasta el fin del mundo" y así es realmente. SOLO CREE.

martes, 7 de junio de 2011



URGENTE, CUANDO VISITE ESTE BLOG, NO DEJE DE VER ESTE VIDEO LE SERA DE MUCHA BENDICION PARA SU VIDA, ES UNA IMPACTANTE PREDICACION DE PAUL WASHER.