miércoles, 28 de abril de 2010

¡TU PUEDES HACERLO!

¿Sabes tú que es un poder legal?

 Es un documento escrito que autoriza a una cierta persona para actuar en el nombre de otra. Si alguien te ha conferido un poder ilimitado, tú puedes firmar sus cheques, puedes vender su negocio, y puedes hacer cualquier cosa que desees en su nombre. ¡ Y Jesús te autoriza a obrar en su nombre!.

Jesús nos ha dado su poder. Poseemos un documento escrito, la Biblia, en la cual Jesús dice : "Todo cuando pidiéreis al Padre en mi nombre, os lo dará" ("Juan 16:23). Aún en base puramente legal, una vez que nos hacemos creyentes, tenemos el derecho de usar el nombre de Jesús.

Las escrituras lo confirman "De cierto, de cierto os digo: El que en mi cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre.  Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré". (San Juan 14: 12-14).

Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Señor y Salvador se nos concede usar el nombre de Jesús, Jesús nos dice: "Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido" (Juan 16:24). "Y todo lo que pidiereis al padre en mi nombre, lo haré, para que el padre sea glorificado en el Hijo" (Juan 14:13).

El nombre de Jesús es el nombre majestuoso que está por encima de todos los otros nombres. El Padre así lo ha querido, El Espíritu Santo es testigo de ello. Y son incontables los milagros que confirman la evidencia del  dominio que ejerce este nombre.

Todos nosotros podemos proclamar el poder del nombre de Jesús, porque es por medio de su nombre que somos salvos de nuestras almas, la sanidad de nuestros cuerpos, la victoria sobre las fuerzas de Satanás y el acceso al Padre en la oración.

El nombre de Jesús está relacionado inseparablemente con la salvación. El nombre de Jesús es música para una alma arrepentida, como dicen las escrituras " Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque  El salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21) "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

El nombre de Jesús es el único nombre mediante el cual el pecador puede acercarse al Dios Padre; ése es el único nombre al que él le presta atención; ése es el único nombre que nos pone en contacto con el Ministerio de Mediador de Cristo.

Las multitudes de personas hemos recibido la salvación invocando su nombre, porque "Todo aquél que invocare el nombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:13).

¿Has invocado su nombre? ¿Has pronunciado el nombre de JESUS, en tus oraciones? Si no, hazlo ahora.
Su paz inundará tu alma. Cuando tú invoques su nombre y te arrepientes de todos tus pecados y le pides perdón y que Jesús sea tu Señor y Salvador y  para que seas inscrito en el libro de la vida, entonces serás salvo.   Invoca su nombre ahora y sálvate. ¡ Tú puedes hacerlo hoy! mañana puede que sea demasiado tarde.

Invoca su nombre ahora mismo y si estás enfermo ordena que la enfermedad se vaya en el nombre de Jesús y ésta no se resistirá, si tú le crees. Y serás sanado. Recibe tu sanidad en el nombre de Jesús. ¡Tú puedes hacerlo!.

El nombre de Jesús es el nombre que tiene autoridad.  Nosotros como creyentes tenemos que saber que como hijos de Dios, Jesús nos ha dado el poder para vencer en el nombre de Jesús, nombre sobre todo nombre.

Cuando tú estes seguro de estar en paz con Dios, levántate en el nombre de Jesús, actúa de acuerdo con las promesas de Cristo. Habla con autoridad, ten valor como creyente, ocupa tu lugar, consigue la victoria sobre toda potestad en el nombre de Jesús.

El nombre de Jesús es el nombre que tiene autoridad!. Jesús mismo lo declaró: "Todo lo que pidieres en mi nombre lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo" 

Qué maravilloso es saber que hemos nacido en la familia de Dios, hemos nacido dentro de la familia Real. La familia Real Divina.  Jesús "nos ha trasladado al reino de su amado Hijo" (Colosenses1:13) "Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio"(1a.Pedro2:9)

Cuando oras tu eres miembro de la familia de Dios  y tienes el derecho de usar el nombre de Jesús.Las escrituras nos dicen: "Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido "(Juan 16:24).

"Estas señales seguirán a los que creen".  Toma tu lugar usa el nombre de Jesús . Tú perteneces a Jesús, Tu has nacido en su familia. Tú estas trasladado a su reino, su palabra dice " Y todo lo que tu hagas en palabras o en hechos, hazlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él" (Colosenses 3:17).

Podemos ver que la palabra nos dice " "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13), ¡Yo puedo hacer lo que Dios dice que puedo hacer!

"En mi nombre echarán fuera demonios...sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán (Marcos 16:17-18). ¡En el nombre de Jesús yo puedo hacerlo!

"Deleítate asimismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón". Yo puedo recibir los deseos de mi corazón porque me deleito en Jehová.

"Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos" (Hechos 1:8  ¡Yo puedo ser testigo de ese poder porque tengo el Espíritu Santo en mi vida!

"Por su llaga fuimos nosotros curados" (Isaías 53:3) ¡Yo puedo recibir mi curación y recuperar mi salud porque por su llaga yo estoy curado!

"Amaos los unos a los otros, como yo os he amado" (Juan 13:34). ¡Yo puedo amar a los demás  como Jesús me amó a mi, amo con su mismo amor. ¡Yo puedo hacerlo!

"Cristo Jesús...nos ha sido hecho por Dios sabiduría" (1a.Corintios 1:30 ) ¡Yo puedo tener sabiduría divina en todas las circunstancias porque Cristo me dá la sabiduría!.

"El justo está confiado como un león" (Proverbios 28:1) ¡Puedo estar confiado porque se me ha hecho justo con su justicia!.

"El pueblo que conoce a Dios se esforzará y actuará" (Daniel 11:32.  ¡Yo puedo esforzarme y actuar porque yo conozco a mi Dios.

"Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder " (2a.Pedro 1:3 ¡Yo puedo gozar todas las cosas que pertenecen tanto a la vida como a la piedad y puedo hacer todas las cosas mediante Cristo.

miércoles, 21 de abril de 2010

martes, 13 de abril de 2010

EQUIVOCADO RESPECTO A DIOS.


Un joven estaba obviamente confundido. Hablaba con otras personas y les explicaba su concepto de Dios, y era evidente que no comprendía lo que la Biblia enseña sobre Dios. El joven pensaba asi: "Si Dios es amor, ¿porqué tengo que preocuparme por cosas como el pecado y un día será el  juicio eterno?

Muchas personas piensa lo mismo respecto a esto. Prefieren pensar en Dios en términos de su amor. Y están seguros de que nos ama demasiado como para juzgarnos. Según el libro de Apocalípsis 20:12 y 15" Y vi a los muertos, grandes y pequeños , de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos  por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.  Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego ".

Asi piensan que la Biblia y sus principios son demasiado duros para la humanidad contemporánea, y por eso creen poco o nada en cómo ve Dios lo que hacen o no hacen.  Es cierto que la Biblia nos dice en 1a.Juan 4: 16  "Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios en El". Asi como nos habla de su amor , también nos habla de su ira. De hecho en el Salmo 7: 11 "Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días".

La justa ira de Dios es verdadera y nos debería poner a pensar seriamente en nuestra relación con El. La única manera de escapar de su ira y tener una correcta relación con Dios es creyendo en Jesucristo y aceptando su oferta de perdón y recibiendo como su único y suficiente Señor y Salvador como dice Romanos 10:9  "Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, SERAS SALVO".  Entonces ya no hay condenación para aquellas personas que han dado el importante paso de Fe, como dice Romanos 8: 1 "Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu". 

 Pero aquellas personas que no han confiado en Cristo tienen mucho de qué preocuparse según las Escrituras en Juan 5 :24 y 29 " De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, más ha pasado de muerte a vida.  Y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurección de vida; más lo que hicieron lo malo, a resurección de condenación".

Cuando la Biblia nos habla de la ira de Dios, no es para alejarnos de El. Más bien es para acercarnos a su gran amor con calma y seguridad, asi como está escrito en Juan 3:16 al 21. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo auel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna".Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado, pero el que no cree, ya ha sido condenado, por que no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y ésta es la condenación que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios "

Entonces no pienses como pensaba este joven. Cuando se trata del amor de Dios y la ira de Dios, no te puedes dar el lujo de equivocarte. Y dile al Señor : "Enséñame oh Jehová tu camino, caminaré yo en tu verdad; Afirma mi corazón para que tema tu nombre" Salmos 86:11.


jueves, 8 de abril de 2010

LA GRACIA DE DAR

El dinero es el gran medio que el mundo utiliza para gratificar sus deseos. Cristo ha dicho de su pueblo: "Ellos no son del mundo como tampoco yo soy del mundo", refiriéndose a nosotros los que lo hemos aceptado en nuestros corazones a Jesús como nuestro Señor y Salvador de nuestras vidas, tenemos que mostrar en la manera como se usa el dinero que actúan en base de un principio no del mundo, que el Espíritu del cielo les enseña cómo usarlo.

¿Y qué sugiere el Espíritu Santo? Que lo usemos con propósitos espirituales, para lo que va a durar por toda la eternidad, para lo que agrada a Dios. "Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos".

Una de las maneras de manifestar y mantener la crucifixión de la carne es no usar el dinero para gratificarla. Y la manera de vencer toda tentación de hacerlo es conociendo bien el poder espiritual del dinero. Si quieres aprender a mantener la carne crucificada, rehúsa gastar un céntimo para gratificarla. Asi como el dinero que se gasta en el yo, puede alimentar, fortalecer y consolar a ese yo, así el dinero que se sacrifica para Dios puede ayudar al alma en la victoria que vence al mundo y a la carne.
Nuestra vida de fe se puede fortalecer por la manera como lidiamos con el dinero. Mucha gente tiene que estar continuamente involucrada en ganar dinero. Por naturaleza, el corazón está atrapado en las cosas terrenales de la vida. Es la fe lo que le da una victoria continua sobre la tentación. Siempre que pensemos en lo peligroso que es el dinero, siempre que hagamos un esfuerzo por resistirlo, siempre que demos una ofrenda de amor a Dios, nuestra vida de fe va a mejorar. Vemos las cosas bajo la misma luz que Dios. Las juzgamos como eternas, y el dinero que pasa por nuestras manos y se dedida a Dios puede ser una educación diaria en la fe y la mentalidad celestial.
Nuestros diezmos y ofrendas en nuestra iglesia pueden fortalecer nuestra vida de amor de una manera muy especial. Pensar en la iglesia y en su obra en el mundo, en las misiones dentro y fuera del país, para ganar y llevar a la humanidad las buenas nuevas de salvación. Las dádivas de fe y amor van, no sólo al tesoro de la iglesia, sino al propio tesoro de Dios y se pagan de nuevo en bienes celestiales. Toda gracia, si ha de crecer, debe ejercitarse; esto es especialmente cierto en el caso del amor. Y si lo pensáramos, nos daríamos cuenta de cómo puede nuestro dinero desarrollar y fortalecer nuestro amor, pues nos llama a considerar cuidadosa y solidariamente las necesidades de los que nos rodean.  En mateo 6:24 la Biblia nos dice: "Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas".

También podemos tener la bendición de poder ayudar al necesitado. Esa puede ser una fuente de mayor placer que lo que gastamos en nosotros mismos.

Si dedicaramos mas tiempo a meditar en silencio para que el Espíritu Santo nos muestre a nuestro Señor Jesús como encargado de la casa de la moneda del cielo, sellando todo don verdadero y luego usandolo para el reino, seguro que nuestro dinero empezaría a brillar con un nuevo fulgor. Y deberíamos empezar a decir "mientras menos gaste en mi, y más en mi Señor, más rico soy".

La biblia dice en 2a.de Corintios  9: 6  "El que siembra generosamente, generosamente también segará".


JESUS VENCIO NEW WINE

JESUS MURIO Y RESUCITO POR AMOR A  TI Y POR MI.



BELLA ALABANZA. TE AMAMOS JESUS